Año 1992

Año importante en la cinofilia española.

No se si lo recordareis, pero fue el año de la Exposición Canina Mundial, en Valencia. Puede que el acontecimiento canino más importante que se haya realizado nunca en España y que seguramente no volverá a realizarse.

Por entonces no teníamos cámaras digitales, y las diapositivas de que dispongo, suficientes para recordar, hay que escanearlas.

Pues por aquellas épocas Carlos de Guinea era el tesorero de la RSCE (Canina de España), fijaros, muchísimo antes de que algunos coleguillas del bóxer tuvieran que acudir a los anónimos.

PICT0006Y este fue el bóxer ganador de aquella Exposición Mundial de Valencia:

PICT0005

Ese año sucedieron muchas cosas en nuestro país: se inauguró el primer tren de Alta Velocidad, el AVE Madrid-Sevilla, porque también fue la Exposición Universal de Sevilla y los Juegos Olímpicos de Barcelona.

Pero aquí se trata de la historia del Club del Bóxer o mejor Bóxer Club, recordar que el año 1991 había cambiado de nombre.

El club ya tenia 11 añitos, casi doce, y es muy curioso echar un vistazo al estado de sus cuentas. En la Asamblea del año 1992 se aprueban las cuentas de 1991 y se recogen, alguno más lo recordara, las deudas personales del Club con miembros de su Junta directiva (Manuel Izquierdo, Rosalía Diez, Mª Jesús Fernández Díaz-Pinto), deudas que alcanzaban las 200.000 pts. de las de entonces. Vamos, que ser miembro de la JD en aquellas épocas si suponía un buen esfuerzo y no metafórico.

¿Y los socios? por si las moscas, no acudían a la asamblea….unos 15 asistentes, incluidos los miembros de la JD.

Aquel año dimitieron tres miembros de la JD: Pascual Asensi, Miguel Torrens y Antonio Martínez  Planelles y fueron sustituidos por Luciano Fernández, Frederick Siret y Rafael Espigares.

Luciano Fernández pasa a ser el encargado de elaborar el Boletín de Club. Aquí comienza realmente una segunda etapa en la publicación del boletín.

También se aprueba el Test de Actitud para la cría, que se realizaría por un juez especialista.

A pesar de las penurias había gente que trabajaba…